LEISHMANIOSIS CANINA

En los últimos años ha habido un incremento de casos diagnosticados con esta enfermedad en nuestra zona; es por ello que trataremos de explicar de manera sencilla en qué consiste… Vamos a ello:
Se trata de una enfermedad producida por un protozoo llamado leishmaniaInfantum, un parásito que para completar su ciclo biológico necesita dos hospedadores, uno invertebrado y otro vertebrado. El hospedador invertebrado o vector es el flebótomo y el reservorio definitivo es el perro en muchas ocasiones.
El flebótomo es un mosquito que vive en zonas con temperaturas moderadas, poca luz, humedad alta y con presencia de material orgánico o en descomposición que les sirve de alimento. Es por ello que nuestra zona cada vez es más idónea para su supervivencia. Dichos mosquitos son más frecuentes en los meses de junio y septiembre y sus horas de más actividad son las del amanecer y atardecer.

La transmisión de Leishmania tiene lugar en el momento de la picadura del flebótomo. El parásito está dentro del tubo digestivo del insecto en una forma llamada promastigote que tiene flagelo (cola) y pasa de ahí a su boca, desde donde, si pica a otro perro, le transmitirá el parásito. El flebótomo queda infectado al picar a un perro portador de la enfermedad y succionar sangre en la que irán los promastigotes.

¿Como se transmite?

Una vez introducido el parásito en la piel de nuestra mascota, se desencadenan una serie de defensas contra él. La principal es la fagocitosis por parte de los macrófagos. Algunas veces consigue esquivar dicha defensa y es ahí cuando se multiplica y afecta a diferentes órganos. El desarrollo o no de la enfermedad dependerá de si el parásito es eliminado por las células de defensa del organismo, de su virulencia o agresividad,así como de la eficacia del sistema inmune del perro.

¿Cuales son los signos?

Los principales signos clínicos de la leishmaniosis, ante los que debemos acudir cuanto antes a nuestro centro veterinario son: pérdida de peso, problemas cutáneos (descamación generalizada en la piel, heridas en la zona de las orejas y ojos…), problemas articulares… Los signos presentan una evolución lenta pero progresiva.

Diagnostico

Esta enfremedad no puede ser diagnosticada solamente mediante la observación de los signos clínicos, siendo esencial una analítica sanguínea para ver la serología frente a Leishmania. Además, en dicha analítica veremos la funcionalidad de todos los órganos.

Prevención

Como queda reflejado, es una enfermedad bastante grave por lo que la prevención es nuestra principal arma para combatirla. Para repeler la picadura del flebótomo existen varias alternativas. Principalmente collares antiparasitarios, pipetas y vacunas. Aún así el tiempo entre la picadura del insecto y la aparición de síntomas clínicos puede oscilar entre el mes y los siete años, así que tenemos que poner barreras frente al flebótomo.

Ante cualquier duda que se le plantee no dude en consultarnos. Estaremos encantados de poder ayudarle.

Volver arriba